viernes, 7 de enero de 2011

¿Con quien, Cuando y Porque nos casamos? Por John Bytheway .....Este fragmento ha sido traducido y dividido por mi en algunos temas que pertenecen al mismo discurso dado en Education Week en BYU., Tengo todo el material, asi que pueden dejar sus comentarios e informarme si desean el archivo de audio en ingles o la traduccion escrita al español en Word. A Continuacion Parte 2

Puntos Ciegos
 ¿Alguna vez han tratado de cambiar carriles en la carretera y han sido asustados por la bocina de otro carro? Y así regresas a tu carril preguntándote si serás la siguiente víctima de la ira de un conductor. Aun con los retrovisores, hay ciertos lugares que simplemente no puedes ver desde el asiento del conductor, y se les llama  “Puntos Ciegos”.  A veces en nuestra vida hacemos cosas que nos alejan de lo que queremos conseguir sin ni siquiera darnos cuenta de ello;  como nuestros hábitos, costumbres y percepciones, he podido calificarlos a cada uno de estos como  “Puntos Ciegos Personales”. Una vez después de dejar a mi amigo después de una salida entre parejas,  me hablo acerca de mi conducta y uno de mis puntos ciegos me fue revelado. El día de la cita, la chica a la que yo había invitado a salir, le dijo a mi compañero que yo escuchaba la música tan alto que llego a casa con un dolor de cabeza, también le dijo que sintió que no parecía estar tan interesado en ella, porque mientas los 5 de ellos estaban jugando algo, yo veía una revista; también me dijo que ella no pensaba que era bueno para escuchar, ¿yo? ¿No bueno para escuchar?  Me sentí devastado, nunca creí que yo haría esas cosas, ¿qué clase de idiota haría ese tipo de cosas? lamentablemente era ¡Yo! Es algo muy bueno de que mi amigo tuviera el coraje de venir a decirme esas cosas debido a que yo era ciego a ellas, no lo hubiese podido descubrir por mí mismo, así que la próxima vez que estaba en una cita, apague el volumen de mi equipo de sonido, puse a un lado las revistas y trate de tener mi boca callada y mis ojos y oídos abiertos.  Estoy muy agradecido por aquellos a quienes les importe lo suficiente como para decirme acerca de mis puntos ciegos, no fue una experiencia placentera pero una vez que ya tienes enumerados tus puntos ciegos ya puedes hacer algo acerca de ellos, de pronto tus puntos ciegos se convierte en algo que puedes ver y hacer algo al respecto y en muchas veces esto se completa en ser observador contigo mismo en vez de serlo con otros. El Pdte. Spencer W. Kimball aconsejo: “Tu podrías hacer un cuidadoso inventario de tus hábitos, tu lenguaje, tu apariencia, tu peso y hasta tus excentricidades, toma cada uno y analízalos, ¿Qué es lo que te gusta en las personas? ¿Qué característica en las personalidades de otros te hace sentir bien? ¿Es tu vestimenta, muy larga, muy corta, muy reveladora, muy fuera de moda? ¿Es tu peso demasiado  de lo normal? ¿Te ríes escandalosamente? ¿Eres muy egoísta? ¿Estas interesado más en tus propios asuntos o te proyectas a lo que digan otros? ¿Qué haces tú para ser más agradable? ¿Te maquillas mucho?, ¿Te maquillas poco? ¿Eres limpio por fuera y por dentro?, cualquiera q sea tu excentricidad analízala, ponla en la balanza y si no te favorece elimínalas una por una”. Todos tenemos amigos y líderes que pueden ayudarnos con los puntos ciegos, tal vez podrías decirles “Si  vieras algo en mí que no me permita progresar, ¿me lo dirías?”. A veces  queremos que nos  digan las cosas con amor, y con mucho tino pero, yo soy ahora una mejor persona porque alguien fue lo suficientemente valiente para decirme que lo que estaba haciendo estaba mal y no me dejaba progresar.

¿Con quién nos Casamos?
Por supuesto que nos casamos con nuestras novias, pero algunos de Uds. aún están buscando la suya. Una vez me dijeron: “No salgas con alguien con quien ya sabes que nunca querrás casarte”, si tú te enamoras de una persona de la cual no debes casarte, el Señor no podrá alejarte de esa persona después de que tú ya estas emocionalmente comprometido”. ¿Porque no debemos salir con alguien con quien nunca quisiéramos casarnos?, Primero, es una pérdida de tiempo porque los aleja ambos de relaciones más prometedoras, y segundo, puedes herir los sentimientos de alguien, pero hay un tercer punto que es muy importante y revisen la cita anterior noten que dice “Si te enamoras de quien no debes casarte”, “¿Vieron eso?” ¿Es posible enamorarse de quien no deberían? Por supuesto que sí, así que ten cuidado con quien sales porque al final, nos casamos con quienes salimos. El enamorarse es una experiencia difícil de definir, y mucho de lo que sabemos del amor proviene de series de televisión, películas, canciones y de la radio, ¡Que buena fuente para dirigir nuestras vidas!, Si conoces a alguien y si de la nada escuchas  una canción romántica, entonces sabes que te estas enamorando, y he ahí una mentira de Hollywood, el sentimiento de creer que te enamoras es una señal, es el destino, es cupido, es el cosmos que te dice que es la persona correcta, y claro esto sería mejor si viniera acompañado de efectos especiales; pero recordemos la cita de “No salir con alguien con quien nunca nos casaríamos”, ahora esto no significa que no le demos la oportunidad a un amigo de poder entablar una relación, pero si el cortejo no está llevándolos a ningún lado lo más noble por hacer es cortar la relación de cortejo de una vez. Elder M. Goin Wells hablo de este asunto en un gran artículo en la liahona de junio 1982 titulado “Romper con alguien sin romperse en pedazos”, él dijo: “Se siente bien en invertir en un relación, en preocuparse, en compartir, en dar; si sientes  que tu relación está llena de gozo y es saludable, si los dos sienten la aprobación del Señor para casarse entonces la relación anda por buen camino y funciona, si no es así,  entonces no deberían casarse, no hay una tercera alternativa aunque algunos creen que lo hay y tratan de darle vida por todos los medios a algo que está destinado a morir. He visto, tanto en mi vida profesional como psicólogo y en el llamamiento de la iglesia, que las personas simplemente no logran aceptar el terminar una relación como parte del proceso selectivo de cortejar y  casarse, en vez de eso lo ven como un tiempo para castigarse a sí mismos, sentirse heridos o incluso hacer daño a otros, pero a veces es mejor para dos personas el no casarse, serán muchos más felices si se casan con otras personas, es así de simple, quizás hayan llegado a la relación por razones correctas pero después de que  la chispa ya no esté en ellos y esta no los impulse lo suficiente como para llegar al matrimonio, en ese caso el terminar resulta ser la decisión más noble”. Para muchos el proceso del cortejo es como el ciclo del lavado: enjuague, lavado, otro enjuague, pero nunca llega al exprimir y secar, bueno a veces es parte del proceso y no es nada agradable quedarte con la ropa mojada ¿no? ¿Cómo sabes tú que tienes que terminar? Aquí hay algunas  señales que podrían considerar:
 1) Te comienzas a sentir obligado, las cosas que voluntariamente deberías hacer las sientes como obligaciones  por qué es lo que se espera de ti, esto va cuando ya estas saliendo con alguien seriamente.
2) Se empiezan a probar uno contra el otro: dirán “Bueno si me ama hará todo lo que le pida”” Si en verdad le gusto ira de todas formas a la fiesta conmigo a pesar que le llame media hora de antes”.
3) Trata de preguntarte “¿Disfrutas estar conmigo tanto como yo?”
4) Sientes que no puedes comunicarte en el mismo nivel,  cosas que son interesantes para ti no lo son para tu pareja, no te sientes completo cuando compartes tus experiencias  o sueños, algunas parejas cuando llegan a este punto lo reemplazan con cariños y muestras de afecto, saben cómo besarse pero no saben cómo hablarse mutuamente.
5) Te sientes solo, a veces sueñas estar con otras personas y a pesar de estar ahí con esa persona sientes que quieres estar con otras, te sientes solo.
6) Te sientes como si no fueras la prioridad,  tu nivel de compromiso difiere del de la otra persona, sientes que eres una interrupción para ella, que no eres importante, el matrimonio ocupa un minúsculo espacio dentro sus metas y menos en su lista prioridades.
Déjenme contarles la vez en que terminaron conmigo, había llevado a una chica a cenar  y estuvimos saliendo por varias ocasiones pero en una de esas se puso muy seria y me pregunto si podía hablar conmigo en su departamento por un momento, pensé entonces  “Oh no, ahí viene”, nos sentamos en el sofá y empezó a ordenar sus sentimientos y se le notaba que era difícil para ella al momento de poner todo en orden y a pesar de que ella me decía que no le gustaba como algo más que un amigo, le agradecí por ser sincera y decirme esto cara a cara. Después me retire un tanto agradecido por la manera en cómo se desarrolló esto, aunque algo disgustado por supuesto. ¿Fue divertido? Claro que no, incluso dolio un poco, pero preferiría haberlo pasado de esta manera que de las otras maneras más comunes y menos directas  que suelen suceder, como llamarla a su cuarto y que sus amigas me digan que no está, o que me digan que estaba ocupada, o que me diga con quien me veía mejor como pareja, o que nunca se les ocurrió que estaríamos juntos, o cualquier otra estrategia deshonesta. A veces sabemos que debemos terminar con alguien pero estamos muy asustados y decimos: “Pero no quiero herir a esta persona”, Bueno esta es una de las verdades más crudas que hay, a veces cuando continuamos en una relación creemos que tenemos la opción ente herir a alguien o no herir a alguien, puede ser q la única opción que en verdad tenemos es “herir a alguien un poco o herirlo mucho”, y sucede que mientras más prolonguemos una relación que no va durar, el dolor será más grande. Así que el consejo del Elder Goin a pesar que suene un tanto duro está basado en realidad sobre la bondad. 

1 comentario:

Maggiel dijo...

Me recuerda a esta frase "Es preferible romperse el corazon, que perder la exaltacion.." ahh.. cuan cierta!